Departamento de Narino Colombia Noticias Noticias relevantes IpiTIMES por Artur Coral Folleco

HOME | IpiTIMES | IpiINDICE | QUE HAY DE NUEVO? | QUIENES SOMOS? | COMO CONTACTARNOS

NARIÑO
Powered by www.ipitimes.com

 ENVIE SU COMENTARIO SOBRE LA CONSTITUYENTE DE NARIÑO!!

Departamento de Nariño, COLOMBIA

© ® 2004 IpiTIMES - Artur Coral-Folleco: Director - AGOSTO 2004 - Manhattan, New York, USA

IpiTIMES - El periódico con proyección mundial multilingüe,.. Hacia la universalidad de Nariño!


IpiARTE

Tiempo en Ipiales

HOME

IpiTIMES


ENGLISH WEB SITES

. IPITIMES' ENGLISH VERSION


NOTICIAS

. IPIALES - Noticias

. NARIÑO - Noticias + Info.

. NUEVA YORK Noticias

. MUNDO / INTERNACIONAL

. CUBRIMIENTOS ESPECIALES


IpiTIMES.COM

 ON LINE!!

El periódico digital con proyección universal


 

 

 

LA CONSTITUYENTE DE NARIÑO
DISCURSO PRONUNCIADO POR EL GOBERNADOR DEL DEPARTAMENTO (2003), PARMENIO CUELLAR BASTIDAS, DURANTE LA PRESENTACION DE LA CONSTITUYENTE DE NARIÑO EN LA CIUDAD DE BOGOTÁ

LA ASAMBLEA CONSTITUYENTE DE NARIÑO
POR UN MANDATO POPULAR

" Allá está el valle fértil, la tierra pensativa.
Donde el país termina, El santuario en el centro
de las aguas brumosas. Una ciudad de iglesias
a los pies del volcán que se pierde entre las nubes.
Pero aquí están la fiebre, la soledad, el polvo.
Aquí he vuelto, a los hondos cañones de hombres tristes
donde el maíz se abraza en una luz de escombros.
El día es del color de los huesos desnudos
y en las almas hastiadas germina la discordia,
pero al atardecer, cuando la luz vencida
desagua por la orilla occidental, la tierra
se olvida de sí misma bajo el rosado cielo
y todas las leyendas con la luna, exaltándose cubren el firmamento. En la noche insondable, mientras van las estrellas hacia otro horizonte, oigo encenderse en fábulas los labios de los viejos,
oigo el hosco rumor de los cerdos dormidos
y el silencio en el campo brutal se purifica
mientras hablan su idioma los pesados planetas".
(En el Cañón del Patía. William Ospina.)

La memoria ancestral, la de siempre, parece que encontrare un oculto hilo conductor entre el pensamiento de Don Juan Matus, oriundo de las tierras de Sonora (Carlos Castañeda. México 1973) y Don Juan Chiles habitante de las tierras de Cumbal. (Mamian Guzmán. Pasto 2002). Estos poderes silenciosos son los mismos, pero hablan en orillas distintas, aunque no lejanas; quizá son "países cambiantes", que nos hacen recordar a Aurelio Arturo cuando viaja "por los países de Colombia", en su poema Morada al Sur, el lamento obstinado de un hombre que tuvo que abandonar su amada comarca, pero dejando que su alma siguiera morando para siempre en los sures inmensos, donde "el verde -como él lo dijera- es de todos los colores".
Convocar desde la palabra, en Colombia, pareciera que por momentos pierde el sentido, porque la ritualidad y la ceremonialidad de tiempos idos, han sido violentadas de manera permanente; es decir, hemos perdido la confianza entre nosotros mismos, pues, a diario asistimos al consabido "choque de poderes" (de los legalmente constituidos), y con ese conflicto, en alguna medida también se han violentado los poderes habituales (los legítimamente construidos); por eso creo que las gotas de sangre que brotan de las entrañas de la Nación, no son gratuitas, fueron provocadas por el choque también permanente de los Intereses, de las Incomprensiones, de la venalidad, por haber cambiado la búsqueda de lo importante por lo urgente, fruto de decisiones coyunturales que no han querido ir al fondo del problema y por las imposiciones de todos los impacientes, que creen que la guerra decidirá nuestros caminos.
Por lo tanto, pensamos que construir, no sólo puede ser el propósito de unos cuantos, sino el ejercicio de dejar hablar a los "mudos", que son aquellos que viven en vanos mundos de sabiduría silenciosa, y que su único argumento es resistir, hasta que aparezca la oportunidad de interlocución, no sólo porque alguien se la brinde, sino porque de tanto resistir, el eco les acompañe en la prolongación de sus voces; y quizá entonces los silencios se conviertan en notas musicales que interpretadas armónicamente, permitan escuchar el concierto, la orquestación, como entonando un sólo himno o una sola marcha, unas cuantas memorias y un único futuro, futuro que tiene que ser hoy, porque no hay espera.

Bitácora de Siete momentos en el Sur
Quizá 7 minutos con la palabra, sean suficientes para un ejercicio de larga memoria, sobre nuestra región y sus ciudades, en el Departamento de Nariño.
Primer Momento: Se sostiene que 25.000 años (a. de C.) pueblos organizados habitaban el sur occidente colombiano, entre el Nudo de los Pastos y el Macizo Colombiano. Intensas relaciones entre los mundos del Tahuantinsuyo, Caribes y Muiscas construían su proyecto. Dos comunidades nativas; Pastos y Quillacingas, constituyen el elemento humano.
Segundo Momento: Con la presencia hispánica en el siglo XVI, los dos pueblos (Pastos y Quillacingas) se Integran en una sola Jurisdicción y comparten espacio con otros pensamientos: El Distrito Colonial de Pasto subsiste aproximadamente 270 años, configurando un amplio espacio territorial entre: Almaguer (Cauca), Otavalo (Ecuador), Mocoa (Putumayo) y Río Mira (Ecuador - Colombia).
Tercer Momento: A partir del siglo XIX, el proyecto territorial granadino se transforma en República, surgen las Provincias y Departamentos, divisiones territoriales conformadas por cantones, jefaturas municipales, municipalidades, parroquias. La ciudad de Pasto adopta un sinnúmero de denominaciones político administrativas, incluida la de Capital Provisoria de la República (Julio - Noviembre 1862).
Cuarto Momento: El Siglo XX trae la noticia de la creación del décimo departamento (Nariño, Agosto de 1904). Las provincias se desintegran y la de Pasto se extingue en 1927, erigiéndose sus localidades en entidades territoriales fundamentales, Pasto inicia el proceso de municipalización pero perdiendo las unidades culturales, económicas, políticas y sociales que fortalecieron su presencia. Hasta las casas bancarias locales desaparecieron, por disposición nacional.
Quinto Momento: Entre las décadas del 30 al 70, el Departamento de Nariño y el Municipio de Pasto se integran al espacio nacional colombiano por carreteras, la una fruto de la guerra con el Perú, la otra como propósito internacional, y se empieza a hablar de levantar el ferrocarril de la costa, de construir un aeropuerto, producir energía eléctrica, agua potable, relaciones binacionales, refinería de petróleos, carretera al mar, carretera circunvalar al Galeras y, finalmente, de procesos de descentralización administrativa.
Sexto Momento: A partir de 1991, Nariño (intenta o) se inserta en el novísimo proyecto de descentralización, autonomía, diversidad, participación, desarrollo y en una reflexión sobre pasado, presente y futuro. Una mirada atrás deja entrever una región que permaneció con una sola estructura urbana, la de Pasto, desde el siglo XVI hasta el siglo XX; luego, el crecimiento urbano se desplaza por los caminos que conducen hacia el norte, sur, occidente y oriente, como buscando las puertas que tuvo en el pasado a través de la antigua Barbacoas, hacia Panamá, Quito y Lima, como también a Popayán y los territorios del Caquetá y Putumayo, mientras el espacio territorial del Departamento de Nariño paulatinamente fue disminuyendo de 130 mil kilómetros cuadrados que tuvo en tiempo de su erección, a sólo 33 mil que hoy posee. Seguramente por eso, hoy sus habitantes se ocupan de buscar una explicación en su propio sur, en la construcción de una región, donde coincida la territorialidad, el crecimiento social y económico, el edentitario cultural, la participación ciudadana, la descentralización, de manera consistente y sostenible, con las condiciones propias de nuestra localidad.
Séptimo Momento: Siglo XXI. El Departamento de Nariño, ahora con cerca de 1.700.000 habitantes que en el pasado demostró diversas tendencias productivas en los sectores primario, secundario y terciario, sufre una crisis social espantosa. Consideramos urgente y prioritario iniciar el diseño y ejecución de un Cluster de Investigación de futuro, detenido y profundo, integrador y participativo, que conjugue educación y cultura, ciencia y tecnología, localidades y región de conocimiento. Reconocidos todos estos elementos, se decidirá sobre cómo optimizar la vida en la región.
Ciencia y tecnología apropiada, saberes y conocimiento propios de largo plazo, facilitarán la comprensión y reconocimiento de un proyecto de vida endógeno, aprovechando la herencia vital de la cultura, la memoria y la información acumulada en las experiencias de la comunidad de esta región.
Cansados de resistir y de esperar en el silencio, silencio esporádicamente interrumpido por heroicas expresiones de rebeldía popular, en el sur nos ha colmado la impaciencia frente a una guerra donde no se sabe qué es más cruel, si la arrogancia y prepotencia de quienes no quieren renunciar siquiera a algunos de sus privilegios, o la de quienes, proclamando arrasarlos, o simplemente sustituirlos, han terminado por deshumanizar un conflicto que jamás debió dejar de ser preponderantemente político, así se exprese a través de las armas.
Queremos recorrer otro camino que, como en los versos de Machado, lo iremos construyendo al andar. Ese sexto sentido que Gaitán denominara "la malicia indígena", nos dice que ya no podemos esperar más de las fórmulas salvadoras ideadas y pensadas por la misma "cúpula". Es la historia de siempre: para sacar al país de la crisis, algunos académicos, eruditos magistrados y conspicuos barones del parlamento -pero siempre los mismos-, inventan la fórmula, que salida de su caletre al servicio del establecimiento, vierten en pomposas propuestas de reformas constitucionales y legales, que se anuncian como redentoras. Hasta ahora, sólo ellos han tenido derecho a pensar y, por lo mismo, a proponer, y aún a imponer. Esa frase, "ahora le toca al pueblo", ha sido hueca, pues a éste jamás se lo ha convocado, como ahora hemos decidido hacerlo los nariñenses, a reunimos en comunidad para deliberar en alta voz, y después de un prolongado y serio debate en todos los 64 municipios de nuestro Departamento, recoger la síntesis de lo que las comunidades quieren sea este país que les pertenece.
Será hermoso ver a todo un pueblo, en una enriquecedora reflexión colectiva de dos meses, en cada municipio, decidir cómo cree que debería ser el modelo de un desarrollo humano y sostenible, cómo debería ser la superestructura de un Estado puesto a su servido y, por lo mismo, cómo debería ser una verdadera reforma del poder político -no sólo electoral o de los partidos- sino de la totalidad de sus ramas. Igualmente, cómo cree el constituyente primario que deberían ser los entes territoriales, especialmente su región y su municipio, muy lejanos de Bogotá, es cierto, pero muy cerca de sus desesperanzas. Luego, elegirá los delegados para que concurran a las nueve (9) Constituyentes Subregionales, a hacer la síntesis de lo que han pensado en los municipios que las componen. Un mes ensamblando lo que empieza a tomar cuerpo como el verdadero querer regional, que culminará en la Gran Constituyente Departamental, en Pasto, que luego de otros dos meses de intensas deliberaciones, llegará a conclusiones que tendrán diferentes destinos; unas, las del ámbito departamental, serán mandato para el Plan de Desarrollo "Nariño Visión 2030". Las del orden nacional confluirán con la constituyente Sur Colombiana que habrá de entregarle al país lo que esta región propone a sus demás hermanos colombianos.
Una dinámica correcta para la Asamblea Constituyente, debe invitar al movimiento, es decir a cambiar las cosas del sitio de donde han estado estáticas por siglos, por la intransigencia de algunos; esto, no siempre será grato porque al descorrer el velo de los olvidos reaparecerán viejos fantasmas; quizá únicamente el valor civil de muchas mujeres y de muchos hombres permita que las puertas y ventanas de la casa grande se abran y que la luz penetre, descubriendo nuevos espacios y otros rumbos.
La invitación a la palabra, por parte de otros interlocutores, puede sanar las viejas heridas de memorias inconclusas; lo mismo que la invitación a construir otras soberanías con los "alzados en almas" -a decir de la poeta Mercedes Carranza refiriéndose a los hombres y mujeres de la literatura y la poesía-, como aquella que propone generar alimentos con calidad para todos, no sólo para satisfacer la necesidad mecánica del hambre sino para nutrir la soberana necesidad de leer y escribir, y una educación a escala humana que dignifique y que no simplemente llene de datos escuetos y fórmulas malentendidas, sería otra apasionante aventura del espíritu regional. Que la soberanía de las fronteras no sea para rivalizar sino, por el contrario, para unir y enlazar las esperanzas de innumerables seres humanos, niños y niñas, jóvenes y jovencitas y adultos mayores, sin distingos de raza o credo, como lo establece el principio fundamental escrito pero olvidado, es decir, se trata de revitalizar las utopías, pero esta vez desde el ser humano participante y activo en la expresión de sus quereres y quehaceres, como lo ha propuesto nuestro coterráneo Carlos Villareal.
Ha llegado el momento de las grandes reivindicaciones: recuperar nuestra memada histórica reafirmando nuestra identidad, pero con un sentido de globalidad; y construir un amplio consenso social, donde el bienestar colectivo prevalezca sobre el interés particular, como fase necesaria para identificar y edificar una región próspera y solidaria, a partir de la Soberanía Popular, un derecho cuasi - subversivo que consagró nuestra Carta Política.
Ojalá este Sueño no sea sólo una quimera de los nariñenses sino que, como lo dijera Castro Saavedra, sea el sueño de muchos, muchísimos colombianos, para que ese sueño se vuelva realidad.
Mil y mil gracias por escuchamos, y como testimonio de gratitud queremos obsequiarles un hermoso verso nuestro inmortal Aurelio Arturo:

"Este verde poema, hoja por hoja
lo mece un viento fuerte, sur oeste;
este poema es un país que sueña,
nube de luz y brisa de hojas verdes".

 

Arturo Coral-Folleco

Director y Jefe-Editor de IpiTIMES

 

ipiTimes

www.ipitimes.com
El periódico digital de Ipiales, con proyección universal

 

IpiTIMES: Una continuación de nuestras publicaciones en la Internet. Artur Coral-Folleco, editando en Manhattan, Nueva York, USA, desde 1993

<< IpiTIMES

<< Noticias de Ipiales


El café más suave del mundo


© ® 2004 Arturo Coral-Folleco
Des Academies de Sciences de Paris et Créteil, France

IpiTimes: P. O. BOX 8411, Manhattan, NY 10116. New York, USA. Tel: 1(917)349-0517

Todo correo electrónico enviarlo a: ac@ipitimes.com  o: artcoral@go.com