IPITIMES.COM | Noticias AC-F | Biblioteca Virtual AC-F | Directorio Web AC-F

Qué hay de nuevo en ipitimes.com?

NOTICIAS  AC-F >>

Ipiales

Depto. de Nariño

Colombia

Internacionales

Descubrimientos

Ciencia

Salud

Coberturas

más,..

. ARTUR CORAL-FOLLECO: PUBLICANDO EN NUEVA YORK PARA LA INTERNET DESDE 1993.

 NOTICIAS DEL MUNDO 

ACTUALIDAD MUNDIAL, EN GOOGLE+

Información, Noticias, Multimedia - Noticias de última hora.

ACTUALIZACION CONTINUA!. IPITIMES /NUEVA YORK, EN GOOGLE+. HOY, CON MAS DE 3 MILLONES Y MEDIO DE VISITAS. Nuevo concepto presentado por IPITIMES.COM. Entérese de las últimas noticias del mundo y lo mejor de la música multicultural /Internacional, entretenimiento, turismo, documentales, ciencia,.. y mucho más. Nuevo!


IPITIMES.COM: Compartiendo, democratizando y estructurando la información

Google
WWW IPITIMES.COM: Ipiales; Nariño;..


Actulización: Manhattan, New York, viernes, 13 de noviembre de 2015


Heraldo Romero Sánchez 

NOTICIAS DEL DEPARTAMENTO DE NARIÑO, COLOMBIA /IPITIMES.COM, PUBLICANDO DESDE NUEVA YORK PARA EL MUNDO, DESDE 1993

 Categoría: COLOMBIA > NARIÑO > IPIALES > GENTE 

HERALDO ROMERO SANCHEZ
(9 de enero de 1948 - 6 de septiembre de 1980)

Por Germán Yépes Suárez

 

Heraldo Romero Sánchez, nació en la ciudad de Ipiales, Nariño, el día 9 de enero de 1948.(1)

 

Sus padres fueron Bertha Sánchez Yépez y Jonás Romero Landazuri, fue bautizado en la ciudad de Quito, (Capital del Ecuador) el día 30 de mayo de 1948, en la Iglesia de San Blas, siendo sus padrinos el Señor Cesar G. Andrade  y Doña Elsa Villacís de Andrade. 

 

Su padre Jonás Eduardo Romero Landazuri, nacido el 5 de abril de 1911, provenía del Cantón Urcuquí, perteneciente a la Provincia de Imbabura, Ecuador. Obtuvo el título de Pintor y Escultor en la Escuela de Bellas Artes de Quito, misma en la cual estudió el famoso pintor ecuatoriano Oswaldo Guayasamín. Muy joven se radicó en Ipiales como trabajador de la fábrica de “Tejidos Nariño” de propiedad del empresario ecuatoriano Fernando Pérez Pallares. Sus obras se encuentran esparcidas por todo el sur de Colombia y centro y norte del Ecuador, especialmente en la ciudad de Quito, en el parque “La Alameda” donde existen varias esculturas en piedra, entre las cuales se distingue la del científico y político ecuatoriano Pedro Vicente Maldonado.

 

Don Jonás, también trabajó en Popayán al servicio del maestro Guillermo Valencia (padre), en cuya residencia (hoy la Casa Valencia) reposan algunas de sus obras. También se distinguió por ser un gran restaurador y decorador. Debido a una trombosis y la prolongada enfermedad del parkinson, sus últimos veinte años de vida no fueron normales, pues quedó imposibilitado para realizar sus labores cotidianas y  continuar con su trabajo y con su obra artística. Años más tarde y después del fallecimiento de su esposa, trasladó su residencia a la ciudad de Pasto, junto a sus hijos, donde falleció el 7 de julio de 1990, a la edad de 79 años. Sus restos reposan en el Cementerio Jardines de las Mercedes de dicha ciudad.  Heraldo heredó de su padre la sensibilidad social, la cual fue una de sus grandes cualidades.    

 

Su madre Bertha Sánchez Yépez nació en Ipiales, el 6 de junio de 1924. Era la tercera hija del hogar conformado por Teresa Yépez Bolaños, profesora de escuela, oriunda de Ipiales y Segundo Sánchez natural del Municipio de Puerres (Nariño). Sus hermanos: Mercedes, Vicente, y Ligia fijaron su residencia en la ciudad de Bogotá, mientras ella permaneció con su familia junto a su padre y a su madre. En su juventud era una hermosa mujer, pues fue reina del Club Deportivo Gladiador y del deporte en Ipiales.

 

Sencilla, tierna y bondadosa crió y educó a sus 10 hijos dentro de los más altos principios de la ética y la moral. Debido a la enfermedad de su esposo, asumió la responsabilidad de sostener a su larga familia, para lo cual realizaba interminables jornadas de trabajo como costurera. Heraldo heredó de su madre la inmensa virtud de la humildad y sacrificio que siempre lo caracterizaron.

 

Como consecuencia de una grave enfermedad fallece en la ciudad de Bogotá, el día 20 de septiembre de 1976, a la edad de 52 años. Sus restos reposan en el mausoleo del Convento de las Hermanas Concepcionistas de la ciudad de Ipiales. 

 

SU VIDA

 

Heraldo Romero Sánchez, nació el mismo año que la vida de otros dos grandes de la historia se apagaba. Guardadas las proporciones, parece que la naturaleza quiso de alguna manera, en ese año, compensar a esta parte del mundo la pérdida de Gandhi y de Gaitán.

 

Heraldo vivió una niñez muy tranquila, talvez un poco apretada por las necesidades económicas de la familia, pero siempre fue un niño feliz. Le gustaba jugar con sus hermanos, primos, amigos de barrio y con sus compañeros de colegio, a los juegos tradicionales, como “el trompo”, “el cuspe”, “los huevos de gato”, “la guantiburra”, “la libertad” etc., pero también le gustaba jugar a los superhéroes de la época, donde casi siempre él quería ser el protagonista. 

 

Casi toda su niñez y adolescencia Heraldo vivió en Ipiales, junto a sus padres y hermanos Manuel Darío, Hilda Beatriz, Guillermo Eduardo, Gloria Mercedes, María Elena, Ana Lucia, Jonás Ricardo, Mery Cecilia y María Eugenia. Heraldo  era el segundo de los 10 hijos del matrimonio.  

 

También permaneció junto a sus abuelos maternos y a sus primos y amigos cercanos a la familia, recibió el cariño y la protección de sus tías-abuelas, Carmen e Isabel Yépez Bolaños, hermanas de su abuela materna Teresa a quienes cariñosamente las llamábamos: “las mamitas”. Las dos ancianas solteronas, dedicaron muchos años de su vida a la crianza de sus sobrinos, especialmente de Heraldo, quienes durante su niñez y juventud le enseñaron buenas costumbres inculcándole principios de solidaridad y amor por los pobres. Heraldo profesaba por estas dos bondadosas ancianas, especialmente por “Mamá Carmen” un profundo amor y respeto.

 

Heraldo inició  sus estudios primarios en el año de 1954, en el Instituto “Luna Zambrano” llamado así en memoria de esta familia benefactora, el cual funcionaba en el edificio ubicado en la Calle 9 Nº 8-01 de la ciudad de Ipiales. En sus primeros años de primaria fue “monaguillo” de la capilla del Colegio a cargo del Capellán y profesor padre “Humbertico” Ortega, se distinguió  por ser un excelente estudiante, educándose bajo la tutela de la Congregación de los Hermanos Maristas. Era un niño alegre, dedicado a sus estudios y muy colaborador. Sus méritos lo hicieron acreedor a una beca de estudios, que le otorgó la congregación religiosa.

  

Terminó sus estudios primarios en el año de 1959, con un promedio de notas para ese año lectivo (1958-1959) de 4,95 sobre 5.0. El rector del Colegio era el Hermano Carlos García quien gozaba de una excelente formación académica, religiosa y pedagógica. Sus principales profesores fueron: Los Hermanos, Alonso Cardona, Omar Gilberto, Cicilio María, Luís Hernando, José Norberto y Jesús Ordóñez. Pero, indudablemente quien influyó mucho en su formación y educación primaria, fue el Hermano Tito, educador de varias generaciones de estudiantes maristas en Ipiales. 

 

El Instituto “Luna Zambrano”, posteriormente se traslada a la vieja casona localizada en la esquina de la Carrera 5ª con Calle 8º en el Parque “20 de Julio”, donde actualmente funciona la Heladería  de ese mismo nombre y que para ese entonces en la planta baja funcionaba el Banco Popular, allí Heraldo inicia su Bachillerato a finales del año de 1959. Meses después el Instituto se traslada al moderno e inconcluso edificio ubicado en  la Carrera 1º con Calle 12º donde funciona actualmente. En el mes de octubre de 1961, la Secretaria de Educación Departamental de Nariño, autoriza al Instituto "Luna Zambrano" cambiar su nombre por el de Colegio Champagnat de Ipiales. Sus amigos y la sociedad de Ipiales recuerdan que Heraldo como representante de los estudiantes y conjuntamente con sus compañeros, profesores, directivos, padres de familia y ciudadanía en general participaba activamente en muchas campañas cívicas, culturales y deportivas que contribuyeron a la terminación de la construcción de este Colegio, que en la actualidad es orgullo para la ciudad.  

 

Durante sus estudios secundarios, realiza numerosas actividades distinguiéndose de los demás compañeros de su época, así:  

 

Cuando apenas tenía 14 años de edad, el 21 de abril de 1961, representa a su Colegio en el “El Festival del Niño Americano” realizado en la ciudad de Quito Ecuador. 

 

En 1963, 1964 y 1965 dirige el periódico “Voz Juvenil” órgano escrito de los alumnos del Colegio Champagnat de Ipiales, el cual se imprimía en la editorial “Ideal” de Ipiales o en la tipografía “Agualongo” de Pasto. Este periódico sería el pedestal desde el cual Heraldo se lanzó a la palestra pública, para empezar a irradiar su pensamiento, su personalidad, su ideología, que siempre la puso al servicio de los demás.

 

Su promedio de notas en el último año de secundaria de 4.28 sobre 5.0 y sus profesores para este año lectivo (1964 -1965) fueron los Hermanos Maristas: Miguel Ángel Chávez, Gentil López, Alejo Moreno, Victórico González, Padre Humberto Ortega y Lic. Vicente Lucero.

 

Se gradúa como Bachiller a la edad de 17 años, el 20 de julio de 1965 en el Colegio Champagnat de Ipiales regentado por el Hermano Jesús Ordóñez, después de superar un grave impase con las directivas del establecimiento, quienes días antes lo habían expulsado conjuntamente con otros compañeros, al ser sorprendidos pintando en las paredes de la ciudad unas consignas revolucionarias. La solución del impase requirió de la intervención de algunas autoridades y dirigentes cívicos de la ciudad. El problema se solucionó y los afectados pudieron graduarse.   

 

Perteneció a la cuarta (4ª) promoción de Bachilleres (1964-1965), a la que también pertenecieron distinguidos profesionales y ciudadanos de Ipiales. La siguiente es la lista de sus compañeros de promoción, algunos de los cuales ya fallecieron:    

 

Carlos Hernán Arteaga Fajardo, Gerardo Antonio Bravo Rodríguez, Carlos Arturo Córdoba Barahona, Delio Eduardo Enríquez Cabrera, Marceliano Del Hierro Vela, Germán Rene Lucero Ortega, Libardo Alirio Lucero Polo (q.e.p.d.), Silvio Buitrago Muñoz, Víctor Medardo Mejía Vallejo (q.e.p.d.), Ignacio Javier Miranda Maya, Fabio Vicente Mora Pérez, Luís Felipe Ortega Bastidas, Nelson Enrique Ortega Bastidas (q.e.p.d.), Edgar Hernán Ortega Delgado, Marco Antonio Pazmiño Lucero (q.e.p.d.), Jesús Gerardo Ricaurte Vela, Bernardo Rojas Guerrero, Heraldo León Romero Sánchez (q.e.p.d.), Luís Alfredo Terán Arévalo, Omar Edmundo Terán Martínez, Jesús Humberto Vela Cabrera  (q.e.p.d.).

 

Después de obtener su título de bachiller, es nombrado como Secretario del Juzgado Promiscuo Municipal de Guachucal (N.), donde era Juez el Dr. José Narváez, cargo que ocupara por espacio de escasos meses, siendo talvez la única experiencia burocrática que tuvo en su corta vida, y la cual posiblemente influyó para encaminarse por la carrera del Derecho. Se radica posteriormente en  la ciudad de Bogotá, hasta  el año de 1967, donde estudia y obtiene su licencia de Locutor Radial en la Universidad Libre, profesión que la ejerce durante algún tiempo en reconocidas emisoras tanto en la ciudad de Ipiales, como en la capital del Departamento de Nariño.

 

Ya en esta época, los ipialeños admiraban sus innatas cualidades de líder y  magnífico orador que posteriormente demostrara en los diversos escenarios locales, regionales y nacionales donde participó bien sea como dirigente estudiantil, profesional del Derecho, representante de la comunidad o dirigente político. 

 

En el año de 1.968 ingresa a la Facultad de Derecho de la Universidad de Nariño, en la ciudad de Pasto. En el mes de febrero de ese año conforma el “Comité Estudiantil pro Reivindicación Popular” en el Departamento de Nariño. También integra un movimiento de estudiantes nariñenses denominado “Frente Estudiantil Democrático” y encabeza la delegación de estudiantes nariñenses al “IV Encuentro Nacional de Estudiantes”, realizado en Bogotá el 9 de noviembre de ese año.

   

Fue elegido Presidente del Consejo Estudiantil de la Facultad de Derecho,  posteriormente y siendo “primíparo”, fue elegido Presidente del Consejo Superior Estudiantil de la Universidad de Nariño, dignidad que ostentó durante 4 años consecutivos. En toda la historia de la Universidad nariñense ha sido el único líder que como estudiante de primer semestre de facultad ocupó esa dirección.  

 

Fue representante de los estudiantes ante el Consejo Académico de la Facultad de Derecho y representante de todos los estudiantes de la Universidad, ante el Consejo Superior Universitario. De esta manera, se convirtió en el máximo dirigente estudiantil del Departamento de Nariño y uno de los más activos dirigentes de Colombia en una época tan convulsionada que se vivió en las universidades colombianas, la de los años 70.

 

La presencia arrolladora de Heraldo en la Universidad de Nariño, en la ciudad de Pasto y en todo el Departamento fue tan grande que, pronto opacó el exitoso liderazgo que venía ejerciendo su hermano Darío, quien se vio en la necesidad de abrirse espacio en otra región del país. 

 

Bajo el lema “Por una Universidad científica, democrática y al servicio del pueblo”, Heraldo defendió siempre la educación pública, la libertad de cátedra y la investigación al servicio del pueblo.  

 

En los primeros semestres de Universidad, Heraldo inicia su proceso de formación política, que lo llevaría a integrarse en diferentes grupos y partidos revolucionarios donde se distinguió por su gran liderazgo hasta el punto de convertirse en un dirigente a nivel regional y nacional. Sus posiciones revolucionarias, su elocuencia, su combatividad y su convicción política, lo convirtieron primero en dirigente máximo de la Juventud Patriótica (JUPA) y luego del Movimiento Obrero Independiente y Revolucionario (MOIR) en el Departamento de Nariño.

 

Al iniciar sus estudios universitarios vivió algún tiempo en la casa de su tío-abuelo Alfonso Yepes Bolaños, en el Barrio Centenario de Pasto, para luego trasladarse a las Residencias Universitarias del centro de la ciudad, ubicadas en un viejo edificio de la esquina de la calle 19 con carrera 25, donde actualmente está construido el Centro Comercial “Sebastián de Belalcazar”. Allí vivió un tiempo en una habitación, en compañía de otros 3 compañeros oriundos de Ipiales, como son: Jairo Bravo Vélez, Roberto Narváez Ramírez (q.e.p.d.) y José Salcedo, hasta cuando la fuerza pública allanó y desalojó violentamente estas residencias, entonces se pasó a vivir con su esposa, junto a su amigo Antonio Burbano a un apartamento localizado en la Calle Angosta, diagonal al Centro Comercial San Andresito. Posteriormente vivió en un apartamento en la Calle 16 en el sector de la " Panadería Alsacia" y después en una residencia del Barrio Capusigra.   

 

Contrae matrimonio con Gladis Vela Caviedes, dama perteneciente a una distinguida familia de Ipiales, cuya relación dura aproximadamente 8 años. Su padre, Don Luís Vela Vela, reconocido ciudadano ipialeño y su madre la Señora Blanca Caviedes Arteaga proveniente de Túquerres. Gladis, en la actualidad es una destacada abogada que presta sus servicios a una entidad del Estado. De esta unión matrimonial no hubo hijos.  

 

En la Universidad, a pesar de que la mayor parte del tiempo la dedicaba a las exigentes actividades como líder estudiantil y a la política, nunca perdió una materia, así lo demuestra el registro de sus calificaciones. Su grado de  discusión y análisis como estudiante era tal que se atrevía a debatir y a discutir con sus eminentes profesores, temas profundos que requerían de mucho conocimiento y preparación.  

 

Como dirigente estudiantil Heraldo Romero compartió liderazgo con jefes políticos  de todas las tendencias. Libró grandes debates ideológicos con representantes de los partidos tradicionales, de la Juventud Comunista (JUCO), del Bloque Socialista, de los “trotskistas”, etc., entre los cuales se recuerda a Darío Martínez Betancur, Iván Arboleda, Jorge Bedoya, Álvaro López Dorado, Fabio Velasco (q.e.p.d.), Álvaro Cabrera, Guido Valencia, Edgar Guzmán, Guillermo Zúñiga, Ignacio Coral Quintero y Juan Álvaro Mora Mora.  

 

Perteneció a la famosa promoción 1968-1973 de la Facultad de Derecho de la Universidad de Nariño, cuyos integrantes entre otros, se destacan en la actualidad en el ámbito regional y nacional: Jairo Bravo Vélez, Abogado Litigante y Ex   Presidente de ANDAL Ipiales, José Guillermo Coral, Magistrado Sala Civil Familia, Gloria Oviedo Zambrano, Magistrado Sala Penal, Eduardo Enríquez Maya, Senador de la República, Fabio Villota Meneses, Ex- Contralor Departamental de Nariño, René Córdoba González, Procurador Delegado ante los Juzgados Penales del Circuito de la ciudad de Pasto, Eduardo Arturo Martínez, Nelly García, Abogada Litigante, Roberto Narváez Ramírez (q.e.p.d.) Emilio Erazo, ex – Juez de la República (q.e.p.d.), Aura María Perneth, Juez Tercera Laboral en la ciudad de Ipiales, Álvaro Zúñiga Benavides, Abogado Litigante, Armando Burbano Jaramillo, Luís Guerrero, Ex – Defensor del Pueblo en Nariño, Carlos Ojeda.

 

En el año de 1974 Heraldo fue elegido Concejal de los Municipios de Ipiales y Pasto, por varios períodos, destacándose por los grandes debates que propició  en contra de la corrupción e ineficiencia administrativa de las autoridades de aquella época y por su férrea defensa de las clases humildes y desprotegidas. Sus intervenciones eran transmitidas en directo por las emisoras radiales de la localidad y suscitaban mucha expectativa. 

 

Entre los años de 1973 cuando terminó sus estudios universitarios y 1975 en el que obtuvo su grado, Heraldo ejerció tímidamente su profesión de abogado,... "como litigante, en base a una "Licencia Temporal" para ejercer la profesión que les otorgaban a los egresados, el Honorable Tribunal Superior del Distrito Judicial de Pasto (Así lo expresa su compañero Jairo Bravo Vélez)", En efecto dicho Tribunal le otorgó dicha licencia, mediante la Resolución Nº 6 del 29 de enero de 1974, pero también trabajó simultáneamente en su proyecto de tesis..

 

Finalmente, haciendo un receso dentro de su agitada vida política, Heraldo sustenta su tesis de grado titulada “Abuso de autoridad y negación de sus derechos a los presos políticos y comunes” y obtiene su título de Doctor en Derecho y Ciencias Sociales en el año de 1975.

 

A finales de 1978, forma hogar con Fabiola Astaiza, de cuya relación proviene su único hijo Heraldo Romero Astaiza distinguido artista y comunicador social de la capital nariñense.  

 

SU LUCHA POLITICA

 

Debido a su sensibilidad social y liderazgo, la gente de Nariño nunca dudó en darle su vocería y representatividad. Escucha y atiende a todo el mundo especialmente a las clases menos favorecidas a quienes representa en sus justas reclamaciones sobre los servicios públicos, derecho al trabajo, vivienda digna, espacios públicos, etc.; reclamaciones que terminaron en varios movimientos cívicos en Ipiales y en la región en los cuales participó y lideró. 

 

“No hubo movimiento cívico y reclamación justa que realizara en su época el pueblo de Nariño, en el cual Heraldo no participara” (2). Siempre estuvo presente en las justas luchas que libraron las clases populares y los pobres y era allí donde se agigantaba  y distinguía su portentoso pensamiento.  

 

Sus primeros pasos dentro de la izquierda colombiana los dio en un movimiento político de orientación radical el ORC (Organización Revolucionaria de Colombia) que pronto desapareció. La represión y la persecución política que el estado realizó en contra de este movimiento, fue tal que varios de sus militantes desaparecieron y por ende también la organización. 

 

En el mes de noviembre de 1968 toma parte en la invasión de terrenos baldíos por parte de pobladores pobres de Ipiales, la cual fracasa, por lo que Heraldo realiza en la ciudad de Pasto huelga de hambre en rechazo al desalojo de los invasores y a la traición que sufriera el movimiento por parte de la dirigencia politiquera de la localidad. En ese mismo año participa en el levantamiento popular efectuado en Pasto, en reclamación por la deficiente cobertura y altas tarifas de los servicios públicos en la capital del Departamento. Participa y colabora con las justas reclamaciones del Sindicato de Trabajadores de Carreteras Nacionales, realizadas en el Departamento de Nariño. Y en el “IV Encuentro Nacional de Estudiantes”, realizado el 9 de noviembre presenta su ponencia respecto a la conformación democrática del Consejo Superior Universitario. Impulsa la creación de la Facultad Nocturna de Economía en la Universidad de Nariño, como una necesidad sentida de la comunidad nariñense y promueve la organización y participación estudiantil en la lucha regional por la construcción en el Departamento de Nariño de la gran Refinería de Occidente.   

 

En ese mismo año, como militante de la Juventud Patriótica (JUPA) participa junto a varios líderes revolucionarios de todo el país en el proceso de construcción del Movimiento Obrero Independiente y Revolucionario (MOIR) y en el mes de septiembre del año siguiente, asiste a la ciudad de Bogotá al Encuentro Nacional de fundación del MOIR, de cuyo partido, años mas tarde (en 1973) sería nombrado Secretario Regional en Nariño. Heraldo fue uno de los fundadores de la JUPA a nivel nacional. 

 

Encabezó en 1971 la batalla del estudiantado de Nariño que propugnaba por una cultura nacional y científica al servicio del pueblo y un año después, participa activamente en la conformación del “Comité Intersindical de Nariño”.  

 

En el año de 1973, interviene en la “Lucha Cívica de los barrios Sur-Orientales de Pasto”, cuyo principal logro fue la pavimentación de sus calles, y en los dos años subsiguientes, en calidad de concejal de los Municipios de Ipiales y Pasto, denuncia los atropellos a los que es sometido el pueblo de Nariño y propone acciones de defensa de los intereses regionales.    

 

Promueve en 1975, conjuntamente con el gremio de los transportadores de Nariño la lucha cívica contra el alza en el precio de la gasolina y agita nuevamente las banderas pro refinería de Occidente con sede en la ciudad de Tumaco. Se vincula con las comunidades campesinas del Putumayo y defiende a los Maestros Municipales de Ipiales, quienes eran atropellados por los politiqueros de turno y participa en la lucha de los obreros de Chapas y Maderas de Nariño. 

 

Como dirigente estudiantil asiste a todos los “Encuentros Nacionales de Estudiantes” y logra la más activa participación de los estudiantes nariñenses.    

 

En el año de 1977 promueve la participación de las fuerzas vivas del Departamento de Nariño, en el Paro Cívico Nacional del 14 de septiembre por lo cual es detenido y condenado a dos meses de cárcel y durante los meses de abril a septiembre, del año siguiente, como presidente del Comité Pro-Reivindicación de los Derechos de Ipiales y del Departamento de Nariño, condujo la lucha cívica de los nariñenses por la mejora en los servicios públicos, por cuya causa el día 3 de mayo fue detenido en Ipiales por el Ejercito Nacional. En esta misma época, fue nombrado presidente del Comité Departamental pro reivindicaciones de Nariño, dirigiendo el aguerrido paro cívico del 25 de junio en Pasto. Por órdenes del Gobierno Departamental fue detenido y condenado a 6 meses de prisión.

 

En 1979 impulsa la conformación de la Liga Campesina del Sur de Nariño y Putumayo. 

  

Por su ideología política y por su permanente lucha reivindicatoria en favor de los pobres, de los ancianos, de los campesinos, de los indígenas, de los obreros de Nariño y Putumayo, fue perseguido, varias veces encarcelado (14 veces), golpeado, torturado, pero nunca renunció a sus ideas y nunca desistió de su lucha en defensas de las clases menos favorecidas. En varias ocasiones cuando fue detenido por la fuerza pública, fue precisamente el pueblo quien a través de sus manifestaciones y protestas públicas lograron su liberación, inclusive las turbas enardecidas lo rescataron de los calabozos y cuarteles militares. 

 

SU MUERTE

 

Lamentablemente en plena juventud, cuando, aun tenía mucho por hacer en favor de su pueblo, la muerte, se le cruza en su camino, ese camino que se presentaba amplio, extenso y lleno de grandes e impresionantes perspectivas que irían a contribuir al engrandecimiento de la historia social y política de su tierra que tanto amó, pues las grandes dotes de su trabajo y de su inteligencia así lo preveían.  

 

Una letal enfermedad que muchos de sus seguidores y amigos atribuyen a su sacrificada vida, a las torturas y castigo físico al que fue sometido, rodeado de sus familiares, amigos y compañeros de causa, que estuvieron hasta el último momento a su lado, termina con su vida. Heraldo fallece en Bogotá, en el Hospital San José el día 6 de septiembre de 1.980, cuando apenas contaba con 32 años de edad. Su cadáver fue trasladado el día siguiente vía aérea  a la ciudad de Pasto, donde se le rindieron honores en el salón del Concejo Municipal y en el Paraninfo de la Universidad de Nariño, finalmente en carroza fúnebre fue llevado a la ciudad de Ipiales vía terrestre distante 84 kilómetros de la capital nariñense, acompañado de una inmensa caravana de vehículos.  

 

En su tierra natal y dentro de profundas demostraciones de dolor, su cadáver  fue colocado en cámara ardiente en el salón de actos de la Escuela Tomás Arturo Sánchez (el sitio cubierto más grande de la ciudad en ese entonces) donde miles y miles  de ciudadanos de Ipiales, de la región y de todo el país desfilaron frente al féretro con el fin de rendirle sentido homenaje de cariño, admiración y agradecimiento. 

 

Finalmente el día 8, fue sepultado. Sus posiciones políticas y dogmáticas en muchas ocasiones opuestas a la iglesia, le habían acarreado muchos y graves problemas con el clero de la región, por lo cual ese día las puertas de la Iglesia San Felipe, no se abrieron para cumplir la ceremonia religiosa, pero tampoco se "abrieron" las puertas del Cementerio Parroquial porque no había permiso para enterrarlo, ni tampoco hubo permiso en el Cementerio Evangélico, por esta razón  la multitud acompañante tomó la decisión de sepultarlo en la parte alta del callejón empinado que dividía los dos cementerios, desde donde tiempo después sus restos fueron trasladados a la bóveda de la familia, ubicada en el Cementerio Parroquial, donde reposan en la actualidad.(3) 

 

Previo a su entierro, se realizó una multitudinaria concentración en el Parque “La Pola”  que era su escenario favorito, donde intervinieron varios oradores entre los cuales estaban: El sacerdote Luís Antonio Gallardo, quien pronunció un sentido discurso de despedida, que hizo llorar a los asistentes, Otto Ñañez quien leyó el comunicado oficial de la Dirección Nacional del MOIR lamentando su deceso, Orlando Patiño dirigente regional, su hermano Darío Romero Sánchez, Secretario Regional del MOIR en el Tolima y Francisco Mosquera, Secretario General del MOIR a nivel nacional.  

 

Presididas por la Dirección Central del MOIR asistieron a los diferentes actos, delegaciones de todos los Departamentos de Colombia, y representantes de muchas organizaciones gremiales de la región y delegaciones de Sittelecom, Aceb, Sintracreditario, Anebre, Aspu, Sintrateléfonos, Fecode, Sindicollantas, Frente Sindical Autónomo de Antioquia. 

 

 SU MEMORIA 

 

Heraldo tenía tez blanca, cabello y ojos pardos, contextura delgada, pequeño de estatura pues apenas tenía 1.65 mts. de altura pero era poseedor de una enorme y brillante inteligencia.

 

A la edad de 23 años, Heraldo obtiene su cédula de ciudadanía Nº 12.953.768, el 24 de marzo de 1971 en la Registraduría Nacional del Estado Civil de la ciudad de Pasto.

 

Fue periodista, locutor, poeta, declamador. Era un lector incansable, le gustaba la literatura y leía especialmente a Marx y Vargas Vila, Severo Catalina del Amo, Mao Tse Tung y fue un excelente orador, un verdadero maestro del discurso en la plaza pública, de una admirable memoria e improvisación y de una extraordinaria elocuencia. Le bastaba unos cuantos segundos para coordinar sus ideas y en sus conferencias y discursos emanaban a borbotones ante el beneplácito y aclamación de sus seguidores. Entre los políticos admiraba a Jorge Eliécer Gaitán, Mao Tse Tung y a Pacho Mosquera 

 

Aunque nunca practicó  a nivel competitivo un deporte, fue un destacado dirigente deportivo de fútbol, básquetbol y ciclismo, logrando gracias a su gestión la participación, por primera vez, de ciclistas de esta ciudad  en la vuelta a Colombia. 

 

Era una persona alegre que le gustaba la salsa y la música cubana y era buen bailarín. Sus amigos y compañeros de toda la vida no escatiman calificativo alguno cuando se refieren a su personalidad. Manifiestan: “era sencillo, humilde, modesto, noble, leal, culto, fraternal, y sano. Era rebelde, valiente, aguerrido, persistente y extraordinariamente activo. Es decir, en él cabían todas las cualidades que se le puede atribuir a un ser humano.   

 

Provenía de una familia de la clase media y la temprana imposibilidad física de su padre les acarreó muchas dificultades de tipo económico, por eso Heraldo tuvo que educarse con su propio esfuerzo y con la ayuda de su esposa Gladis. Ejerció muy poco su profesión de Abogado, pero cuando la practicó lo hizo con mucha ecuanimidad, gran conocimiento e imparcialidad en la interpretación de la ley, pero sobretodo con mucho sentido humanitario, lo hizo solo para ayudar a los pobres, a los ancianos, a los indígenas, a los obreros y a los campesinos a quienes nunca les cobró y a quienes los defendía a toda costa, por eso se hizo acreedor de su amor, respeto y admiración. Un amigo suyo en alguna oportunidad manifestó:  ..."era terriblemente sensible a los sufrimientos de los pobres. Yo lo vi llorar varias veces por su gente".(4)

 

Tenía una oficina en Ipiales, conjuntamente con el Dr. Jairo Bravo Vélez, la cual funcionaba en los altos del Edificio de Bancolombia, por donde desfilaban interminablemente sus “clientes”. Frecuentemente acudía a la Inspección de Trabajo de Ipiales, a defender a las dependientas o empleadas de los almacenes de los “turcos” a quienes las explotaban o las despedían injustamente y a los albañiles y obreros de la construcción que sus patrones los hacían trabajar y no les pagaban.

  

Por su capacidad profesional como abogado, pudo haber hecho una gran fortuna con el ejercicio de su profesión, pero él nunca lo hizo con el objeto de lucrarse o de obtener un beneficio personal, sino en defensa de los menos favorecidos.

 

Fiel a sus principios y a las directrices de su partido, practicó a cabalidad la política de los “pies descalzos” establecida por el MOIR en 1975, según la cual los militantes debían servir a las masas populares más deprimidas, en el campo y en las zonas marginales suburbanas, pero debían subsistir prácticamente con el apoyo y contribución de la comunidad.

 

Por eso, siempre vivió en la pobreza y subsistía prácticamente de la poca ayuda que le proporcionaba la organización revolucionaria a la que él pertenecía, a la colaboración que le prestaban para su alimentación y transporte, los campesinos, los obreros, los indígenas, los artesanos y seguidores que compartían con él sus pocos recursos económicos y también a la colaboración espontánea que le proporcionaban los intelectuales, profesionales y amigos que tenían alguna facilidad económica y que compartían sus ideas. Pero Heraldo, de esta situación nunca se quejó, pues al contrario, la sufría y padecía con mucho estoicismo. 

 

También de acuerdo con su pensamiento revolucionario rechazó con vehemencia muchas propuestas de figuración política y burocrática que le hicieron. Habían sido tantas las demostraciones de su inteligencia, trabajo y fogosidad en el discurso, calidades y cualidades que demostró como estudiante o como líder universitario y popular y pese a su corta edad varios senadores y representantes de los partidos tradicionales de Colombia le ofrecieron la suplencia en el Congreso de la República, pero él nunca aceptó.  

 

Sus múltiples actividades como dirigente social y político, lo perjudicó en su vida privada. Se descuidó de sus obligaciones personales lo cual afectó enormemente su salud y también de sus obligaciones familiares lo que dieron al traste con su primer compromiso matrimonial.  

 

Debido a su franqueza y a su ideología política Heraldo tenía muchos seguidores, pero también muchos enemigos personales y políticos a quienes los combatía sin tregua. 

 

Aunque se sabía que escribía mucho, Heraldo nunca publicó un libro, actividad esta a la que de dedicó meses antes de su muerte, escrito que recopilaba sus experiencias en la lucha social junto al pueblo de Nariño. Desgraciadamente nunca se llegó a concretar su publicación, aunque existen algunos manuscritos que conserva la familia. 

  

El pueblo de Nariño, nunca ha olvidado a Heraldo Romero Sánchez.  Año tras año sus amigo y allegados le rinden sentidos homenajes y visitan su tumba. Los directivos, profesores y estudiantes de Pasto mediante una encuesta democrática, resolvieron rendirle homenaje a su memoria, denominando con su nombre a una de las Instituciones Educativas más importantes de la capital nariñense. En Ipiales también un barrio perteneciente a las clases populares, lleva su denominación. El Fondo Mixto de Cultura de Nariño patrocinó la realización de un documental denominado “El Aroma del Alcanfor” que recoge algunas vivencias de la lucha cívica de Heraldo en la ciudad de Ipiales. 

  

Los intelectuales, los políticos y líderes actuales, casi siempre en sus discursos lo mencionan. Los pobres y menesterosos lo añoran y los artistas y estudiantes, en sus trabajos, sus afiches, murales y pancartas, siempre incluyen la imagen inolvidable de Heraldo. 

HERALDO ROMERO SANCHEZ, fue, es y seguirá siendo el mejor líder popular que ha tenido Ipiales y el sur de Colombia.  
 

"Que tu ejemplo, HERALDO, nos fortifique para nuevas luchas y que tu recuerdo sea la bandera que nos conduzca a la conquista de la Universidad con que tu soñaste siempre grande, libre, científica, analítica y creadora" (5)

 

Autor: Germán Yepes Suárez 

 

 (1)  - Datos tomados de los archivos de la Registraduría Nacional del Estado Civil, Oficina de Pasto. Existen otras fuentes no confirmadas que dicen que Heraldo nació en la población caucana de "El Tambo" y otras que dicen que no nació en el año de 1948 sino en 1947. 

(2)   -Tomado de  GUERRERO Yallen, et-al. Heraldo Romero Sánchez: La Educación y su Pueblo. En: Personajes Importantes en la Historia de la Universidad de Nariño. Universidad de Nariño. Vicerrectoria de Investigaciones, Postgrados y Relaciones Internacionales. (Avance de Investigación). San Juan de Pasto.  2001. p.188-211.

(3)   - En esa época no existía en la ciudad otro cementerio.

 

(4)   - Tomado del artículo -Heraldo un pequeño gigante- escrito por Mario Miguel Fajardo en el Diario del Sur el día domingo 10 de septiembre  de 2000 al cumplirse 20 años de su muerte. 

 

(5)   - Tomado del  discurso pronunciado por el Dr. Alberto Quijano Guerrero, el día 6 de septiembre de 1982, en homenaje a Heraldo, al cumplirse 2 años de su muerte.

 


ARCHIVO

IPIALES CYBERZINE: EL MAGAZINE EXCLUSIVO DE LA CIUDAD DE IPIALES EN EL INTERNET. SEPTIEMBRE 6 DE 1997.

IPITIMES.COM ES UNA CONTINUACION DEL PERIODICO DIGITAL "IPIALES CYBERZINE", FUNDADO EN OCTUBRE DE 1993, EN NUEVA YORK, POR ARTUR CORAL-FOLLECO.

6 SEP 1997

HERALDO ROMERO SANCHEZ, TRIBUTO


17 años de la muerte del único verdadero lider cívico y ejemplar dirigente popular que ha dado la ciudad de Ipiales. Exclusivo!! por primera vez en el Internet.

Hoy 6 de Septiembre de 1997, se conmemoran 17 años de la muerte de Heraldo Romero Sánchez. Muere el 6 de Septiembre de 1980 el abnegado, infatigable y ejemplar dirigente popular y quizá el único lider cívico que ha dado la ciudad de Ipiales. Su muerte acontese cuando las desigualdades sociales se acrecentaban y cuando más se requería de dirigentes que guiaran las luchas del pueblo. Heraldo, fue apresado 14 veces. A pesar de todo esto, su espíritu nunca decayó. Fue la voz de Nariño en sus innumerables discursos que verificaban su fiel convicción.
El pueblo de Nariño le rindió un homenaje ferviente, esto explicaba claramente cuán hondo había calado en el sentimiento popular. No existió lucha en el Departamento de Nariño en la que él no participara.

ALGUNOS APARTES DE UNO DE LOS INNUMERABLES DISCURSOS DE HERALDO ROMERO S.


"...para qu el pueblo de Nariño pueda volver a trabajar en forma normal y no tenga que verse en problemas mayores, está en manos ya no del pueblo de Nariño, como lo dijera alguien, sino en las manos de la Presidencia de la República, la solución del problema. Nariño ha cumplido hasta este momento, lo estamos seguros, que cualquier terreno en que se lo quiera medir, Nariño cumplirá.

DISCURSO DE DESPEDIDA POR PARTE DEL PADRE LUIS ANTONIO GALLARDO, ANTE UN MULTITUDINARIO FUNERAL, EL 6 DE SEPT. 1980.


"....Ahora siento un gran vacio, quien hablara por nosotros los humildes, quien levantó su voz para condenar al patrón ladrón e injusto, quien se enfrentó a la inspección del trabajo para defender a los despedidos o a los sindicalistas perseguidos. El compañero que servía de freno a los casiques, que ponía freno a los abusos de los poderosos locales, se ha silenciado.
....fue dejando compañeros un hondo sentimiento popular que brota, que sale de la entraña de Nariño, una lágrima honda, un clamor profundo para que la herida de HERALDO!! despierte el entusiasmo, el coraje en otros hombres, en otras mujeres, en jóvenes y niños, para que nazca una nueva luz, una nueva esperanza en la familia de nuestra tierra oprimida y dejemos de seguir con el espinazo doblegado, con el alma servil, vendiendo la consciencia a aquellos CLIENTELISTAS POLITICOS que a cambio del voto, nos ofrecen un poco de trago o de chicha, o el empleo provicional mientras logran encaramarse en el poder. Amigos!, acompáñenme, por que nace del alma gritar con calor: VIVA HERALDO ROMERO SANCHEZ!!!" ...VIVA!!!!

 


ENLACES RELACIONADOS

-- Comunidades Semana - - HERALDO ROMERO SANCHEZ: UN COMPAÑERO ... 


ARCHIVOS DE NOTICIAS DEL DEPARTAMENTO DE NARIÑO, COLOMBIA

Noticias del departamento de Nariño, Colombia Archivo.

Noticias del municipio de Ipiales, Nariño, Colombia. Archivo.


<<  REGRESAR AL SITIO WEB DE IPIALES


LOGO DE IPITIMES.COM 2010


ENLACES /LINKS


 

NARIÑO Todo sobre el departamento de Nariño. Directorio Web de Nariño, Colombia.

IPIALES Información general sobre la Ciudad de Ipiales, Nariño, Colombia y Noticias de Ipiales y la Ex Provincia de Obando, al Sur Occidente de Colombia.

Blogs Opinión Envíe sus comentarios, sugerencias, sobre las noticias de Ipiales y Nariño o pegue sus noticias del departamento de Nariño exclusivamente.

Mapa El mapa de IPITIMES.COM le ayuda a navegar organizada sobre nuestras miles de subpáginas Web.

English Versión en Inglés de IPITIMES.COM. Seguimiento en inglés de todos los enlaces.

 

El Volcán Galeras. Información general y noticias.

 


 

<< NOTICIAS DEL DEPARTAMENTO DE NARIÑO, COLOMBIA

 


 

 

 


 ©2015 - All Rights Reserved - Created by Artur Coral-Folleco /IPITIMES.COM® - Manhattan, New York


Todo correo electrónico (E-Mail) a: ac@ipitimes.com o (arturcoral1@gmail.com Opcional)